Hoy nos movemos dirección Coll de Nargó, hacia el pequeño pueblo de Bóixols. Saliendo de la Pobla de Segur, dirección Isona, iremos a buscar la L-511. Esta carretera nos dejará en el pueblo de Bóixols, aparcaremos justo en la entrada, donde hay el lavadero. Entrando dentro del pueblo, por la banda izquierda de la iglesia, continuaremos la calle hasta girar, primero a la izquierda y a continuación empezar a bajar por una pista medio encimentada.Aquí veremos un cartel que indica «barranco o río». Lo seguiremos hasta la entrada del barranco. El camino de aproximación está muy bien señalizado. Una vez cambiados y preparados, solo empezar, nos lanzaremos al primer salto, que nos ayudará a sacarnos el sueño de buena mañana.

El barranco es dinámico y muy divertido, perfecto para aquellos que se les gusten los saltos. A lo largo del barranco, los saltos oscilan entre los 3m y 6m, todos ellos muy seguidos.También encontraremos unos cuántos toboganes y dos rápeles, uno de 5m, y el último, precioso, de 12 m prácticamente colgado.

Acabaremos el barranco justo donde nace una poza, lugar en el que se encontraba el antiguo molino de Bóixols, no sin acabar con un salto situado bajo el puente, de 6m. Para volver al coche, solo tendremos que emprender el camino de vuelta, se trata del antiguo camino medieval que comunicaba con el molino.

El Barranco de Bóixols es un barranco muy acuático, con mucha actividad, pleno de saltos. Para famílias y amigos que quieran disfrutar de una experiencia para recordar . ¡Todo esto a tan solo 30 minutos de nuestra oficina!