Sin salir de Collegats, encontramos uno de los otros barrancos conocidos del Pallars: el barranco de Sant Pere. Este barranco es perfecto para iniciarse en el mundo del barranquismo, ya que no conlleva mucha dificultad e incorpora pequeños saltos, toboganes y rápeles. El barranco de Sant Pere, de roca conglomerada, nace y comienza bajo el pueblo de Peracalç. Aunque se puede empezar desde allí, nosotros practicamos el tercer tramo, que comienza debajo del monasterio benedictino de Sant Pere de las Maleses (que le da nombre al barranco). Este tramo agrupa las partes más interesantes del barranco y el más accessible. Haremos un corto trayecto de 5 minutos en coche hasta la fuente de la Figuereta donde dejaremos el vehículo.

Para acceder al barranco, deberemos caminar unos 30 minutos, por la carretera de Gramuntill. Subiendo la carretera, encontraremos un camino bien señalizado, con algún tramo entretenido, que nos conducirá a la entrada del barranco. El camino de acceso tiene unas vistas del desfiladero de Collegats, los Rocs de Queralt y Roca Santa impresionantes. Comenzaremos el barranco haciendo unos metros de hasta llegar al primer paso donde ponernos a prueba. Nos encontraremos con un tobogán de 6 metros que también se puede rapelar. Seguiremos bajando el barranco, observando y tocando las paredes limadas por el agua. Llegaremos al rápel estrella donde bajaremos 7m mientras nos refrescará el agua que nos irá cayendo por la cascada.
Ya finalizando la última parte del barranco, pasaremos bajo dos puentes (uno de nueva construcción y uno de vuelta antiguo) .A mano izquierda, bajo el segundo puente, encontraremos un pasamanos que nos volverá a la carretera principal, y ésta, al parking donde finalizaremos la actividad.

El barranco de Sant Pere es un barranco perfecto para aquellos que quieren combinar una pequeña excursión de senderismo con un barranco sencillo, perfecto para principiantes. ¡Todo ello a tan solo 5 minutos de nuestra oficina!