El Barranco de Viu de Llevata, uno de los barrancos más conocidos de la Alta Ribagorça , se encuentra en dirección a El Pont de Suert, en un pequeño pueblo, situado en lo alto de un collado. Para llegar, deberemos dejar el vehículo en el parking que encontraremos justo en la entrada del pueblo, donde hay un pequeño quiosco que después agradeceremos. Empezaremos la aproximación siguiendo un camino que sale de la misma villa durante unos 10/ 15 minutos hasta la entrada del barranco. Por delante nos quedan 2500 m de barranco calcáreo, muy acuático, rodeado de bosques de avellanos, boj y otras especies.

Empezaremos con un pequeño salto, seguido de un tobogán. En un santiamén, nos encontraremos debajo de un puente románico, antiguo paso de la Edad Media empleado para comunicar los Pallars con la Ribagorça. Aquí es donde el barranco se empieza a estrechar y dónde empieza también la parte más divertida.

Rapels de entre 6 y 8 metros, toboganes para dar y para vender, y saltos de hasta 8 metros, nos acompañarán y harán de este un barranco dinámico y divertido. Y ya hace falta que haya actividad, porque en algunos puntos, al ser muy acuáticos, podemos tener un poco de frío. Así que ¡no os pareis de moveros!

Al acabar el último rapel de 8 metros, precedido por un salto de 3m, llegaremos a la salida. Aquí podemos optar por subir directamente andando al pueblo de  Viu (30 minutos), o seguir un camino altiplanicie que bordea el último tramo del barranco hasta la carretera dónde, si hemos estado previsores, habremos dejado un segundo coche.

Si te interesan los barrancos dinámicos te recomendamos también el barranco de Bóixols o el barranco del Infierno

El Barranco de Viu es un barranco muy acuático, con mucha actividad, perfecto para los días muy calurosos. Debemos tener presente los grandes caudales ya que puede ser peligroso, restringido a expertos. ¡Todo esto a tan solo 20 minutos de nuestra oficina!

Hoy nos movemos dirección Coll de Nargó, hacia el pequeño pueblo de Bóixols. Saliendo de la Pobla de Segur, dirección Isona, iremos a buscar la L-511. Esta carretera nos dejará en el pueblo de Bóixols, aparcaremos justo en la entrada, donde hay el lavadero. Entrando dentro del pueblo, por la banda izquierda de la iglesia, continuaremos la calle hasta girar, primero a la izquierda y a continuación empezar a bajar por una pista medio encimentada.Aquí veremos un cartel que indica «barranco o río». Lo seguiremos hasta la entrada del barranco. El camino de aproximación está muy bien señalizado. Una vez cambiados y preparados, solo empezar, nos lanzaremos al primer salto, que nos ayudará a sacarnos el sueño de buena mañana.

El barranco es dinámico y muy divertido, perfecto para aquellos que se les gusten los saltos. A lo largo del barranco, los saltos oscilan entre los 3m y 6m, todos ellos muy seguidos.También encontraremos unos cuántos toboganes y dos rápeles, uno de 5m, y el último, precioso, de 12 m prácticamente colgado.

Acabaremos el barranco justo donde nace una poza, lugar en el que se encontraba el antiguo molino de Bóixols, no sin acabar con un salto situado bajo el puente, de 6m. Para volver al coche, solo tendremos que emprender el camino de vuelta, se trata del antiguo camino medieval que comunicaba con el molino.

El Barranco de Bóixols es un barranco muy acuático, con mucha actividad, pleno de saltos. Para famílias y amigos que quieran disfrutar de una experiencia para recordar . ¡Todo esto a tan solo 30 minutos de nuestra oficina!